Si estás empezando a organizar tu boda, la primera etapa es la que más nervios genera ya que es difícil saber por dónde empezar.

Lo primordial y más importante es organizarse, por eso os indicamos 4 puntos esenciales para poder hacerlo.

Estas son las cuatro primera tareas por las que debes comenzar a trabajar desde el primer momento que sabes que te vas a casar.

Presupuesto para la boda

En primer lugar, debéis de organizar la boda teniendo en cuenta que presupuesto manejáis para todo el enlace, aunque hay parejas que no lo tienen en cuenta al principio, si es recomendable tener el presupuesto aproximado que vais a destinar a la boda, ya que en las bodas todo suele ser caro y quizás luego os veáis apurados. Tener este presupuesto, hace que haya un mayor control sobre todos los factores y problemas de la boda que pueden ir surgiendo. No es fácil establecerlo al principio, pero una forma de calcularlo es con los regalos de los invitados, tanto del cubierto como en posibles regalos de la gente más cercana que os ayudarán de manera económica en esta primera etapa de la vida juntos. Es complicado, pero es una manera de tener controlado el gasto del enlace.

Estilo de la boda

Lo segundo que debes tener en cuenta es el estilo. Con el estilo y temática del enlace nos referimos a si vais a hacer una boda vintage, rústica, moderna o urbana, también debéis pensar que colores queréis que predominen en la boda. De todas formas, este punto lo concretamos más adelante.

Número de invitados

Lo tercero es definir el número de invitados, ya que para la celebración es muy importante tener el número aproximado de asistentes al evento. En cuanto pidas presupuesto en algún lugar de celebración, es una de las primeras cosas que os preguntarán. Cuando os den el precio, debéis ver si es viable para vosotros, si es caro o si podéis permitiros hacer un menú algo más lujoso.

Calendario

Por último, es muy importante controlar el calendario, el tiempo pasa volando y es necesario establecer un calendario sobre el que orientarse para la organización ayudará muchísimo a que todo esté preparado y controlado a pocos días de la celebración. De esta forma, la semana previa a la boda puedes dedicarla a ultimar los detalles, y no sufrirás el estrés de tener que realizar todavía mil cosas pendientes, así no olvidarás ninguna de ellas. 

Calendario de preparativos de boda

Estás organizando tu boda y no sabes si el tiempo es suficiente, no sabes cuándo debes entregar las invitaciones o mirar el vestido de novia. Todos estos preparativos y el tiempo de organización de la boda intentaremos ayudarte a gestionarlos.

Organizar una boda parece fácil, pero no lo es tanto según vayas avanzando en los preparativos. Se irán acumulando cosas y verás que se complica bastante la gestión. Pero todo esto lo puedes evitar con una buena organización, teniendo en cuenta que cada preparativo tiene su tiempo, aunque no debes confiarte porque quizás lo que piensas que tarda menos tiempo puede llegar más tarde y cambiarte los planes.

Podemos dividir los meses previos a la boda en diferentes etapas y en cada una de ellas realizar preparativos diferentes para poder establecer un calendario orientativo donde comprar y gestionar todo lo necesario y de esta manera tener todo mucho más organizado y controlado.

Siguiendo este calendario, lo primero que debes tener en cuenta como comentamos es el estilo de la boda, el presupuesto aproximado y el número de invitados.

Elaborando el calendario, iremos avanzando poco a poco con todos los preparativos.

Aunque todo es orientativo, podemos decirte que más o menos en torno a 12 meses antes debes reservar el lugar de celebración para poder escoger el lugar que deseas en la fecha de tu boda, no te duermas en este tema porque hay más bodas de las que piensas.

Si tu idea es contratar una wedding planner para que te ayude en todo, ya que ellas están acostumbradas porque es su trabajo y saben mejor como funciona todo, lo mejor es que se haga en torno a un año antes también para poder conseguir las mejores opciones dentro de un presupuesto.

También es recomendable sobre esa fecha contratar un fotógrafo para que no te encuentres la sorpresa más adelante que ya están contratados y tengas que quedarte con uno más caro o que no te acabe de gustar.

Entre los 11 y 8 meses antes, puedes empezar a buscar el vestido de novia, complementos, peluquería y maquillaje. Es cierto que las pruebas se harán más adelante (te darán cita para todos estos temas), pero puedes empezar a buscarlo para poder tenerlo todo cerrado sobre 6 meses antes y no preocuparnos más adelante.

Entre los 8 y 6 meses antes, es buen momento para mirar los detalles de los invitados, el viaje de novios (aquí vas a tener que tener muy controlado el presupuesto ya que es una de las cosas más caras de una boda) y mirar posibles floristerías, quizá tus amigas te puedan echar una mano si ya han organizado su boda antes.

En cuanto a las invitaciones, sobre 3 meses antes es un tiempo prudencial para enviarlas, pero ten en cuenta que las invitaciones de boda debes mirarlas desde el principio y no puedes confiarte con este tema o puede que las entregues más tarde de lo que tenías previsto. Sabiendo el estilo, presupuesto e invitados, ve contratando desde el inicio las invitaciones de boda para que unos meses antes puedas enviarlas sin problema si tienes que hacerlo al extranjero o darlas en mano. Ten en cuenta que las invitaciones de boda son la presentación oficial de tu enlace y tienen que estar y representar vuestros gustos, no lo dejes para última hora.

Estos 3 o 4 meses antes, es cuando comenzarás las pruebas de maquillaje y peluquería.

Puedes cerrar la contratación de la floristería los dos meses antes de la boda, tiempo más que suficiente puesto que ya habrás ido mirando durante el resto del año diferentes opciones para las flores de tu boda.

Se trata de llegar a los dos últimos meses previos a la boda con todo (o casi todo) cerrado y únicamente tengas que rematar diferentes flecos pendientes y que todo os salga redondo.

Las dos últimas semanas es cuando lo dedicarás a realizar los últimos retoques de belleza y la prueba final del vestido por si hay que realizar cambios de última hora.

De esta forma, llegarás a la semana de la boda con todo bien preparado y podrás dedicar más tiempo a relajarte, disfrutar con algún masaje y estética y disfrutar de la familia los momentos previos al enlace.

Todo esto es orientativo, además de organizar un calendario, anota en una agenda todo lo que vas haciendo en cada momento para cumplir con todos los tiempos establecidos para cada preparativo, puedes anotar también el precio de cada tema que dejes cerrado para al final tener el presupuesto.

Lugar de la celebración

Para buscar el sitio de la boda, es muy importante tener definido el número de invitados, el presupuesto y el estilo que buscamos.

El estilo de la boda definirá el tipo de sitio que debes buscar (masías, fincas, hoteles…). Estos tres puntos: presupuesto, número de invitados y estilo son los primordiales para buscar el sitio adecuado para tu boda.

Dependiendo de estos puntos, podrás buscar en hoteles, salones de bodas o puede que fincas. Puede que busques algo más íntimo y recogido.

Lo más normal es tener una boda íntima, distendida, relajada y ¡divertida! . Para ello os irá bien alguna finca o sitio que no se celebren muchas bodas a la vez para permitirte esa intimidad que buscas, con ese ambiente relajado e informal.

Debes tener en cuenta que es complicado encontrar el sitio perfecto. Cuando ves un sitio siempre habrá cosas que te gusten y que no, el lugar perfecto prácticamente es imposible dentro del presupuesto destinado. Por nuestra experiencia, hay dos puntos que son muy importantes a tener en cuenta a la hora de elegir el lugar de celebración.

Lo primero es que debes sopesar y anotar todo lo que os gusta y lo que no de cada sitio para que al final, puedas valorar y escoger el más adecuado. De esta forma seguramente escogerás el lugar perfecto para todos y el que recordareis siempre con mucho cariño.

Lo segundo es que el sitio os genere la confianza suficiente para que todo salga bien. A no ser que conozcas el sitio por algún amigo o que hayas asistido a algún enlace ahí, lo normal es que no lo conozcas, pero seguramente es un lugar que ya está acostumbrado a este tipo de celebraciones y te ofrecerán ayudas y soluciones en varios temas y ese día puedas disfrutar.

Quizás, no todo saldrá a la perfección desde tu punto de vista, es tu boda, y serás muy exigente, pero ten en cuenta que el resto de los invitados no lo verán de la misma manera y no le darán importancia. Debes aprender a relajarte, a confiar y a disfrutar de la experiencia, tu boda.

Fotógrafo de la boda

El momento para buscar el fotógrafo de bodas suele ser aproximadamente un año antes de la boda, porque los fotógrafos más solicitados todavía están disponibles. Los fotógrafos de boda suelen cerrar el calendario sobre 10 o 11 meses antes de la fecha, así que si quieres un buen fotógrafo (y que no sea caro caro) lo mejor es que se empiece a buscar con antelación y reserves la fecha lo antes posible.

Cuando hablamos de fotógrafo, nos referimos tanto a foto como vídeo. El vídeo suele ser el gran olvidado en esta sección, pero es tan importante como las fotos por la emoción de conlleva tener ese recuerdo en vivo. 

Al hablar del fotógrafo, recomendamos que tanto foto como vídeo sean del mismo grupo. Al contactar con un fotógrafo lo más normal es que él mismo ofrezca este, porque o bien trabajan juntos en la misma empresa o lo tiene contratado para estas ocasiones.

Recomendamos que estén relacionados, porque es difícil que se complementen cuando no se conocen por no estar acostumbrados a trabajar juntos. Por eso lo recomendable es cerrar foto y vídeo con la misma persona, además ahorraremos disgustos si contratamos a más de un fotógrafo.

Un consejo importante a la hora de buscar foto y vídeo, es tener en cuenta dos puntos esenciales: el estilo y el presupuesto del que disponemos.

Algo que siempre recomendamos es preparar una sesión de fotos con antelación para saber si es el fotógrafo perfecto para tu boda. En esa sesión previa, meses antes puedes comprobar si hay feeling con esa persona, como trabaja, tener algún recuerdo para los preparativos de la boda o algún detalle para las invitaciones de boda a modo de imagen.

También es recomendable realizar alguna foto post boda, porque quizá el día de la boda no encontréis el momento adecuado para poder estar apartados de todos los invitados.

Hoy en día, se suele hacer este reportaje entre la ceremonia y el lugar de la celebración. 

Este tipo de reportajes a parte, hace que puedas tener una serie de posados muy variados tanto de escenas, luz y localizaciones y tus fotos no tendrán todas el mismo fondo.  

Vestido de boda

La mayoría de veces escoger el vestido de novia puede ser un proceso muy estresante y no siempre es fácil, de hecho la mayoría de las veces es muy complicado dar con el vestido de novia perfecto, nos los queremos probar todos para elegir el que mejor nos quede pero esto la mayoría de las veces no puede ser tan extenso por falta de tiempo.

Normalmente la gente te aconseja que no te preocupes, que es solamente un vestido, pero para la novia es más que eso, va a ser su vestido, el vestido que verá su futuro marido el día del gran enlace. Es la guinda del pastel del día más bonito de tu vida.

Cuando se aconseja sobre el vestido, lo que más se suele incidir es en la silueta, debes estar favorecida, cada mujer tiene un cuerpo distinto y no a todas nos queda bien lo mismo.

Lo más normal es que comiences a buscar el vestido unos 11 o 8 meses antes de la boda, para poder tener tiempo suficiente, contactando con tiendas de novias y comenzar unos 8 meses antes probando diferentes estilos. De esta forma si ves que se complica un poco, tienes tiempo suficiente para encontrar el vestido de boda ideal. Se trata de hacerlo todo con tiempo y siguiendo el calendario y tu agenda, para que no te queden estas cosas para el último momento.

Vestido según el estilo de la boda

Además de la silueta, está el estilo de la boda, porque tanto el vestido como todo lo demás tiene que encajar con el estilo global del enlace.

Debes tener en cuenta que depende mucho de si la boda es religiosa o no. Casarse de corto o con escote en una Iglesia o Catedral, no es lo más adecuado, puede que alguna iglesias tenga restricciones.

El tipo de vestido que vas a llevar depende del estilo de la boda, aunque es algo muy personal, te puedes basar en estos cuatro puntos que te vamos a contar.

La cola, el velo, el escote y el volumen del vestido

Sobre cada punto hay infinidad de estilos adecuados para cada momento, lugar y tema de la boda.

Resumiendo un poco, la cola y el velo para acertar con ellos, debes saber que suelen ir relacionados directamente entre ellos. Dependiendo del templo donde te casas, un velo y cola largos serían apropiados en una Iglesia grande o Catedral, mientras que si es una capilla se recomienda algo no tan excesivos.

De todas formas, los tiempos están cambiando, antes el velo y la cola era algo reservado por completo a las bodas religiosas, sobre todo el velo. Hoy en día es más común ver a chicas que se casan en el juzgado con velo aunque sea una boda civil.

Las bodas civiles hoy en día te dan mucho margen para hacer prácticamente lo que quieras en cuestión de estilo de vestido.

Un vestido muy voluptuoso en una capilla pequeña o una sala de juzgado reducida puede quedar un poco deslucido. Una catedral o una Iglesia grande es un sitio ideal para que puedas llevar una falda con todo el volumen que quieras, porque realmente lo vas a lucir, es el sitio ideal para llevar el vestido de princesa que siempre has deseado, con volumen, velo, cola…aprovéchalo.

Estos pequeños detalles debes tenerlos en cuenta porque un lugar con unos pasillos estrechos, donde la persona que te lleve al altar vaya muy pegada a ti, un vestido muy voluptuoso puede que no luzcas todo lo elegante que desearías e incluso no tendrás sitio para poder andar bien y lucirlo.

En cuanto al escote, debes tener en cuenta que depende mucho de tu personalidad y lo que deseas para ese día. Si quieres tener un estilo elegante no lleves demasiado escote si es una boda religiosa. Sobre todo debe primar que estilo de escote te viene mejor, si palabra de honor, escote corazón…

Si te gusta llevar escote, pero consideras que para entrar en la Iglesia es demasiado atrevido, la solución puede ser una torerita o chaquetilla que te pueden proporcionar en la misma tienda de novia. Si tu escote es de corazón, una chaquetilla de media manga en tul con pedrería y efecto tatuaje se lleva muchísimo ahora mismo. Queda espectacular abotonado por detrás y cubre un poco el pecho. Da otro efecto al vestido y es una manera de cambiar de estilo en cualquier momento. Puedes decidir quitarte la chaquetilla al salir de la Iglesia o al entrar en el banquete y tu vestido cambia totalmente dando una imagen diferente.

Vestido de la boda según tu silueta

Aunque hemos comentado que además de la silueta, había estos puntos a tener en cuenta a la hora de la elección del vestido, no nos olvidamos de que la silueta es lo más importante, ya que la escogerás según la forma de tu cuerpo. Vamos a darte algunos puntos para que tengas en cuenta a la hora de elegir tu vestido, y así sentirte favorecida  y guapa en ese día tan especial.

Hay aspectos que hacen que te sienta más favorecida como puede ser el corte del vestido, el escote y el tejido.

En cuanto al corte del vestido hay un corte que favorece a cualquier mujer tengas la silueta que tengas que es el corte princesa. Suele favorecer mucho porque va ajustado al cuerpo y luego la falda tiene volumen, de este modo, si eres delgada te da volumen y si eres más curvada te marca más la cintura. 

Otro tipo de corte de vestido que suele favorecer a todas las chicas aunque suele dar un poco más de miedo, es el corte tipo sirena. Tenemos la idea de que este solamente favorece a los cuerpos perfectos, pero realmente lo que hace es marcar un poco más la silueta de las chicas y hace que marque más la cintura, marca la cadera y proporciona una figura muy favorecida incluso en mujeres que piensan que este tipo de vestido no es ideal para ellas.

En cuanto al tejido, hay que comentar que está muy relacionado con el corte. Hay cortes, como el tipo imperio, que requieren telas con caída como gasas. Luego están tejidos como el Mikado, que son tejidos mucho más fuertes que logran armar mucho más el vestido y puede ajustarse al cuerpo para definir mucho más la figura.

En cuanto al tipo de escote, hay dos escotes estrella.

El primero sería el escote asimétrico, que es el típico escote que solamente va a un hombro, mientras el otro hombro queda descubierto. Es un escote comodín porque favorece a cualquier silueta sin importar el ancho de los hombros o el tamaño del pecho. Este escote favorece tanto si tienes más o menos pecho o los hombros más o menos marcados.

El otro corte de escote que ahora mismo está de moda, es el escote ilusión. Un escote que favorece muchísimo la figura. Normalmente este escote tiene debajo un escote corazón o palabra de honor y encima tiene algún tipo de gasa o tul color carne. 

Proceso de elección del vestido de novia

Lo primero que debes hacer es hacer una selección previa de los vestidos que buscas, hoy en día es muy sencillo gracias a internet. Puedes ir buscando el tipo de vestido que te gusta, guardando las fotos. No importa que sean caros o cual sea la firma del vestido, se trata de hacerte una idea del corte y estilo del vestido que te gusta.

Lo segundo que debes hacer, es no idealizar. Algo que suelen hacer todas las novias es que pretenden que sea todo perfecto y gustar a todo el mundo y al final se olvidan de que es lo que la propia novia quiere, se tiene que gustar a ella misma. Así que no debes ser demasiado exigente porque te va a dificultar todo el proceso de búsqueda.

No te encierres solo con eso, porque quizá puede que te pruebes un vestido que de repente da la sorpresa y es tu vestido ideal. La selección previa del vestido debe servirte de guía.

Lo importante que debes saber es que el vestido es prácticamente imposible que guste a todo el mundo, porque todos tenemos gustos diferentes y te encontrarás con mil opiniones distintas de cada vestido. No te agobies por eso porque es lo más normal del mundo. No idealices como comentamos encontrar el vestido perfecto para todo el mundo. Hoy en día gracias a programas de televisión, estamos acostumbradas a pensar que el vestido ideal es el que emociona tanto a la novia, al novio como a todas las invitadas que asisten al momento de la prueba.

Es muy importante tener un presupuesto definido. Debes limitarte a ir mirando las opciones que están a tu alcance dentro del presupuesto marcado, ya que si te pruebas un vestido que te queda ideal pero no puedes acceder a él, puede ocasionar un drama. Y luego será difícil encontrar otro que lo reemplace y sí esté a tu alcance.

Para evitar este percance, al realizar la búsqueda previa de los vestidos establece un precio máximo. De esta forma, cuando vayas a las tiendas a probar vestidos puedes enseñarle el estilo de los que has estado mirando y que te enseñe propuestas de ese tipo pero dentro de tu presupuesto. Debes remarcarle que no te enseñe nada que supere ese presupuesto para no ocasionarte un disgusto.

Otro consejo es que no vayas acompañada con más de 3 personas de tu absoluta confianza porque habrán demasiadas opiniones y será un auténtico caos. Esto simplemente es un consejo, cada persona decide que hacer en cada momento. La función de las acompañantes es asesorarte y orientarte, no convencerte en la búsqueda.

Te aconsejamos que hagas fotos de las pruebas, porque una cosa es mirarte durante la prueba en ese estado de éxtasis, y otra muy distinta es ya relajada. Es interesante que te hagas fotos para comparar y no tener que ir recordando que tenía un vestido y que tenía el otro.

No debes pasarte con las pruebas si has ido encontrando vestidos que realmente pueden ser los elegidos. Cuantos más vestidos pruebes, más dudas tendrás. Si con unas pruebas ya tienes dudas entre varios vestidos, te aconsejamos que te centres en esos, o si pruebas alguno más en otras tiendas pero sigues pensando en otros dos que ya te has probado, debes parar y centrarte en esos, porque ahí estará la elección sin duda.

Aunque suene a tópico, es cierto que cuando encuentras el vestido de boda ideal, lo vas a notar en seguida y te das cuenta porque seguirás probando vestidos y pensarás en ese vestido.

Escoge el vestido según tu estilo, tu personalidad, tu tipo de boda y notarás que es el vestido perfecto.

No olvides que el vestido no es solamente para ir al altar, es para saludar a los invitados, bailar con tu marido y con la gente, sentirte cómoda, libre y guapa.

Debes tener en cuenta aspectos como si la cola es larga si se puede quitar o recoger fácilmente para que no te moleste durante el día del enlace.

En cuanto encuentres el vestido ideal, puedes reservarlo y ya tendrás momento de las pruebas pocos meses antes. Lo más normal es que te citen para la primera prueba unos dos o tres meses antes, sobre todo si lo has buscado con tanta antelación. No te asustes, es completamente normal. De todas formas, si sientes que debes empezar las pruebas antes, solo debes comentarlo y cuadraréis las fechas. Ellos saben manejar los tiempos mejor que tú y te orientarán de la mejor forma posible.

Maquillaje y peluquería

Cuando hablamos de los tiempos del vestido de novia, comentamos que había que empezar a buscarlo unos 11 o 8 meses antes para ir con tranquilidad. Una vez tengáis el vestido, ya se puede empezar a seguir el calendario y pensar en el resto del estilismo.

Sobre todo en lo referente al maquillaje y peluquería es aconsejable comenzar a mirar proveedores entre 7 y 5 meses antes. De esta forma, al igual que con el vestido puedes comparar precios y ya harás las pruebas más adelante unos dos o tres meses antes.

Lo más normal es que cada persona sabe que estilo de maquillaje y peinado le sienta bien, ya tienes un estilo más o menos definido con el que te encuentras cómoda. Seguramente las personas de tu entorno te darán distintos consejos de peinados, opiniones y debes escucharlas, pero no dejes de lado tu propio estilo porque es muy importante que te sientas cómoda con la elección, al fin y al cabo lo vas a llevar tú.

El precio del maquillaje y peluquería de novia es muy relativo porque hay factores que hacen que varíe mucho. Uno de ellos es el tipo de profesional al que os dirijáis, dependiendo de su experiencia pueden variar mucho las tarifas entre un proveedor y otro. No tendrá la misma tarifa la peluquería de una amiga que la de un profesional reconocido por peinar y maquillar a gente famosa evidentemente.

No te excedas con el presupuesto, puede que en una peluquería de barrio o menos reconocida encuentres el estilo perfecto para ese día, siempre estás a tiempo de preguntar tarifas en centros de prestigio dedicados a bodas. A veces es más importante acudir a una peluquería de confianza que a un estilista reconocido que no te conoce. Pero todo depende del presupuesto y la confianza que te de, un estilista reconocido de bodas, es una persona que se dedica exclusivamente a maquillar y peinar para estas ocasiones especiales.

Como es normal, estas personas tendrán los precios mucho más elevados y el resto de estilistas te pueden dar diferentes tarifas y proporcionando lo mismo que necesitas para ese día.

Lo más común es que te ofrezcan un pack de maquillaje y peluquería. Este pack en un salón de belleza donde te peinan y maquillan suele estar en torno a los 150 euros. Luego todo dependerá de si en esa tarifa incluyen las pruebas de maquillaje y peluquería que no es lo habitual. A partir de esa tarifa base, si quieres varias pruebas la tarifa irá subiendo.

Si el día de la boda el estilista va a tu casa a peinarte y maquillarte, hablamos de entorno al doble de la tarifa, a partir de los 300 euros en adelante.

Al igual que con el vestido, nos ayudará mucho seleccionar y guardar fotos que veamos en internet para mostrarle al estilista. Puedes seleccionar diferentes tipos de peinados y maquillaje para realizar las pruebas a los diferentes profesionales que acudas.

Lo más recomendable es quedarte con dos o tres profesionales que os muestren sus tarifas y sus trabajos para haceros una idea aproximada de qué proveedor seleccionar.

Las pruebas de peluquería y maquillaje, sirven también para conocer cómo trabaja el estilista. Por eso es aconsejable realizar las pruebas unos tres meses antes, para que podáis definir el estilo si no os gusta o incluso cambiar de proveedor si ves que no termina de convencerte.

Debes sobre todo encajar el peinado y el maquillaje con el vestido, así obtendrás el resultado final que estabas buscando para ese día tan especial.

Cuando por fin llegue el día de la boda y todo salga bien y como vosotros esperabais os reiréis de todo el estrés que teníais los meses previos al enlace y el viaje de luna de miel será el mejor regalo que se puede tener.