El día de tu boda será uno de los días más importantes de tu vida, por eso quieres que todo sea perfecto, tanto para ti como para tus invitados. Es algo muy habitual, en este día tan especial, tener un detalle en forma de regalo u obsequio con todos aquellos invitados que acudan al evento.

Los obsequios de boda se caracterizan por ser un regalo que dan los novios a los invitados para agradecer el haberte acompañado en un día tan especial. Será algo que marque la diferencia y muestre y exprese tu personalidad. Por ello, una buena elección del recuerdo de boda es vital para demostrar el grado de excelencia de los novios o por el contrario, una mala elección.

En este artículo, te vamos a contar cuales son los errores más habituales en los detalles de boda, para que no lo comentas y tu boda sea perfecta.

Comenzamos

No esperar a última hora

Las prisas son muy malas para todo, y por ello que vas a necesitar saber con bastante tiempo de antelación, el número de invitados que asistirán a tu ceremonia y tener muy claro desde el primer momento, con que recuerdo de boda quieres obsequiar  a tus invitados. Pues si lo dejas para última hora, tendrás que conformarte con aquellos obsequios que no tienen ningún significado especial.

Personalizar los recuerdos de boda

Los regalos con los que obsequiaras a tus invitados deben expresar algo de tu personalidad. Algo que te identifique, tanto a ti y a tu pareja, como al enlace matrimonial. No vale un regalo cualquiera. Puedes personalizarlo añadiendo el nombre del invitado y la fecha de la boda.  

Pensar que solamente valdrá la pena algo que sea muy costoso

No debes agobiarte por pensar en algo muy caro o muy elaborado, pues es muy válido dar un sencillo detalle. Por lo que antes de buscarlo es primordial establecer un presupuesto desde donde partir.

No dar algo en funcional para el día de la boda

Lo ideal es obsequiar a los invitados con algo que puedan sacar provecho el día de la boda, dándoles algo que sirva como una consideración con ellos, así te asegurarás que vale la pena el gasto o inversión. Por ejemplo, puedes obsequiar a tus invitados, regalándoles abanicos si la boda tiene lugar en los meses de verano, chanclas o manoletinas para que las invitadas no paren de bailar cuando ya no aguanten los tacones, protectores de tacones para las invitadas de la boda si la boda tiene lugar en un jardín, divertidos termos para que los invitados pongan su bebida o incluso un kit anti-resaca para el día siguiente a la ceremonia.

No regales nada que sea para un uso posterior la fecha de la boda, ni con el nombre o las iniciales de los novios. Ahora, si realmente quieres darles a tus invitados un recuerdo funcional para después de la boda, le recomendamos un abrebotellas o sacacorchos personalizado, un llavero, un separador de libros, un set de posa vasos, una macetita con alguna planta. Intenta que sea lo más funcional posible, pues un gran porcentaje de los recuerdos de boda terminan abandonados, guardados en el olvido o peor aún, en la basura. Así que, piénsatelo bien antes de decidirte por los obsequios de boda que vas a regalar.

No ser prácticos

No debes olvidarte de los detalles dulces o de carácter sentimental con los que sorprenderás a tus invitados. Por ejemplo, la mesa de postres, invitaciones de boda modernas o tarjetas de agradecimiento personalizada para cada uno de los invitados, para darle las gracias por su regalo o por su asistencia a la boda.

No cuidar la presentación

Si optan por dar recuerdos de boda, es importante que sean bonitos y que tengan que ver con los colores, temática y concepto del evento. 

No calcular bien

En este punto debemos prestar especial atención, pues estaría muy mal si algún invitado se quedase sin regalo de boda. Aunque los recuerdos de boda no es algo obligatorio, son muy recomendables. Pero si por tiempo, prioridades o presupuesto has decidido no darlos, no pasa nada. Céntrate en organizar una boda que quede en la memoria de los invitados y si estos lo pasan bien, ese será el mejor recuerdo que tendrán.